LOADING

Type to search

Culture Español Focus

La Incertidumbre Emerge in Venezuela

Olivia O'Donnell February 19, 2019

Ilustración: Eva Dinino

To read in English, click here.

El destino de Venezuela permanece incierto mientras el enfrentamiento político continúa entre el presidente en funciones, Nicolás Maduro, y el líder de la oposición, Juan Guaidó. Guaidó, el líder de la Asamblea Nacional elegida democráticamente, se declaró a sí mismo presidente interino del país apenas dos semanas después de la toma de posesión del presidente Maduro para su segundo mandato, sumiendo al país en el caos. Venezuela, plagada de crisis económicas, políticas y humanitarias, enfrenta ahora una situación en la que el actual presidente se niega a renunciar a pesar de la creciente oposición en contra de él.

Desde 2013, Maduro ha supervisado una economía en ruinas mientras la violencia continúa impregnando el país. Las elecciones disputadas en mayo del año pasado, que se consideran ilegítimas en general, son un testimonio de la supuesta corrupción y deshonestidad de Maduro. Esto contribuye a una creciente desconfianza en la autoridad entre los venezolanos. Su aparente incapacidad para solucionar los problemas de Venezuela ha resultado en un apoyo público desconcertante a pesar de mantener el respaldo crucial de los militares. En marcado contraste, el joven Guaidó es el más popular entre los venezolanos y las democracias occidentales, pero aún tiene que penetrar en la estructura de poder. Ahora, ambos afirman ser presidente y ninguno de los dos está retrocediendo.

Este líder de la oposición, generalmente percibido como el presidente legítimo, ha incitado a los venezolanos a protestar contra Maduro y otros funcionarios para aflojar su control sobre el poder.

Decenas de miles de venezolanos demostraron su descontento en las calles de la capital, Caracas, el sábado pasado con la esperanza de obligar a Maduro a dejar su cargo. Otras protestas se llevaron a cabo en todo el país con el mismo objetivo. Sin embargo, Maduro sostiene que él es el líder merecido de un gobierno legítimo, elegido democráticamente. Él no muestra signos de ceder.

Maduro ha estado en el poder desde la muerte de Hugo Chávez en 2013. El ex oficial militar, elegido presidente en 1998, transformó a Venezuela de un país de ingresos medios plagado de desigualdad al país latinoamericano con mayor éxito económico. A través de las ganancias del petróleo y la reforma social, Chávez pudo abordar las preocupaciones de los pobres y transformar la sociedad venezolana.

Sin embargo, debilitó la democracia al socavar el poder parlamentario por la creación de una nueva constitución. Con el tiempo, la corrupción y la mala gestión en todos los niveles del gobierno se extendieron, y junto con la caída de los precios del petróleo en 2010, Venezuela pronto experimentó un desastre. La hiperinflación y el colapso de la industria del sector privado contribuyeron a la inestabilidad civil y la fragilidad económica, marcando la desestabilización de Venezuela. Cuando Chávez murió de cáncer, Maduro, en ese momento el ministro de Relaciones Exteriores, se hizo cargo. Heredó una economía paralizada y, en el intento de mejorarla, Maduro ha neutralizado otras ramas del gobierno para consolidar el poder dentro de su círculo interno. Para eliminar toda la oposición, los intentos de los venezolanos de protestar contra Maduro se han encontrado con la violencia del estado. Con la economía en mal estado, los ciudadanos se enfrentan a una epidemia de hambre y millones ya han huido de la violencia y la falta de recursos. La reciente inauguración de Maduro marcó el último punto de inflexión, uno que sumió al país en una crisis que enfrentó no sólo a los venezolanos, sino a otras potencias mundiales.

Durante un mitin de masas, el relativamente desconocido Guaidó tomó el centro del escenario por casualidad. Ha sido reconocido como el líder legítimo más notablemente por los Estados Unidos, Canadá, el Reino Unido, Francia, España, Alemania y otros países latinoamericanos. Los Estados Unidos han respondido a la negativa de Maduro a celebrar nuevas elecciones imponiendo severas sanciones, confiscando activos venezolanos y amenazando la intervención militar. Esto no solo debilita a Maduro, sino que también tiene un efecto adverso en los venezolanos.

El futuro de Venezuela es tempestuoso. La posibilidad de una guerra civil se cierne sobre las cabezas de los civiles mientras luchan por vivir en medio del hambre y la violencia. Cualquiera que sea el destino, una cosa es cierta por el momento: los dos no están retrocediendo.