LOADING

Type to search

Español

España como filosofía de vida

Anais Le-coz April 18, 2018

To read this article in english, click here.

Pour lire cet article en français, cliquez ici.

Creo que siempre hay oportunidades para encontrarnos a nosotros mismos. Momentos que nos permiten conocernos mejor, que nos permiten estar seguros de nuestros principios. Gracias a estos momentos, podemos caminar en  paz hasta el próximo momento de dudas y de elecciones. Una gran oportunidad para mí fue mi Erasmus. Erasmus es un programa de estudiar al extranjero, específicamente por estudiantes quienes son residentes de la Unión Europea. Yo tuve la gran suerte de realizar mi Erasmus en España, en la pequeña ciudad de Murcia.

Al principio, no sabía lo que podría aportarme; anteriormente había hablado con gente que ya había hecho su Erasmus pero creo que nadie puede entender verdaderamente bien un viaje de Erasmus antes de hacerlo sí mismo. Te abre la cabeza con tanta fuerza que nunca lo podrás olvidar. Notarás que seguramente existen personas que hacen un Erasmus y vuelven a su país de origen pensando que no fue una experiencia tan increíble como habían pensado pero si hubieran ido a Murcia, seguramente, no podrían haber olvidado la comida Murciana, con sus tapas, el sol y la sonrisa de los habitantes de ahí!

Pasé mis primeras semanas en un piso con un italiano desconocido. Todo me parecía nuevo; aún el ir de compras me parecía tan emocionante. Y creo que lo mejor de todo eso es que he aprovechado esta locura sin saber nada de ella, lista a estar perdida, porque eso te permite encontrarte a tí mismo de nuevo. Te da el tiempo de preguntarte cosas absurdas, de calmarte, frenarte. Rápidamente he encontrado cómplices que pasan toda una noche conmigo con un vaso de vino o una cerveza “Estrella” hablando de la vida loca, enseñándome las malas palabras de sus ciudades, las letras de canciones que tampoco los nativos son capaces de entender. He tenido suerte de tener, desde el comienzo, un apoyo tan fuerte que me hace sonreír, y que me ayuda con mis elecciones al salir y al encontrar a la gente o a quedarte en la habitación mirando juntos la última serie salida.

Y cada noche que sales, o que haces la compra, o cada cerveza o cada tapa que puedes tomar durante el aperitivo, en cada paseo por las calles… vas a encontrar a un montón de gente. Es una aventura que, contradictoriamente, parece fácil. Proponer una película tonta o muy famosa, proponer una cena compartida, proponer visitar a una ciudad elegida al azar, y a veces celebrar algunos cumpleaños. Quizás también el aire de España ayuda, el calor del ambiente te permite estar un poco más relajado.

Cada una de las personas que encontrarás va a añadir un poco de color a tu Erasmus. Puede que sea durante un viaje, porque estáis vosotros dos sentados al lado o porque esta persona quiere una foto con sus amigos y el paisaje maravilloso de España. Pero después, con el tiempo y los momentos, se quedará el recuerdo de la persona que quería una foto o el de la persona que va a saludarte alguna  semana en tu nuevo piso en París cuando acabas el Erasmus y vuelves a tu vida normal. Pero todavía no lo sabes y eso es perfecto porque lo mejor que puedes hacer es intentar y ver, aprovechar cada momento sin saber lo que mañana te va a traer. Cuando te des cuenta de todo lo que has construido hasta el momento, las lágrimas te toman el corazón y empiezas a esconder estas lágrimas, diciéndoles a todos los miembros de tu nueva familia que, seguramente, si no nos vemos aquí, nos vemos allí.